Información Geográfica  - Información Estadística - Historia - Agricultura

Reseña Histórica

Pre Inca - Inca  - Virreinal - República - Documentos Históricos

Epoca Virreynal
Al culminar la Epoca Pre-hispánica e iniciada otra Epoca, originada por la "invasión" o "conquista" española, el otrora pujante reino del "Guarco" que fuera sometido por los incas, cayó en el ostracismo más deleznable de la historia local. Imperial por: lo consiguiente no escapó a la regla, su jurisdicción quedó en la más absoluta penumbra socio-económica; y el florecimiento del que gozó antaño, solo quedó en el recuerdo de los "machus", que como tradición fue apenas recepcionado por las generaciones que se sucedieron. Los "peninsulares" como los nuevos amos y señores, no repararon en la anterior prosperidad, ni en los fundamentos de la sociedad local.

La sociedad española, al trasplantar el sistema feudal, solamente se preocupó de la conformación de los feudos, con el solo afán de obtener poder en base a la posesión de la tierra; así como también el conquistador tuvo la infeliz idea de lucrar en el menor tiempo posible, recurriendo a la explotación y exacción de la ya "raleada" población aborigen del país y de la localidad. Esta inconsecuencia, fue la que condujo hacia una despreciable concepción de lo regional y ocasionó lo permisible para que los títulos nobiliarios y el Clero se preocuparan en solamente centralizar el poder en las tres veces coronada ciudad de Lima, desde donde se buscó el dominio de las periferias del Virreinato, tratando de "satelizar" a los pueblos del interior del País.

Al fundarse la villa de "Santa María" de Cañete el 30 de Agosto de 1,556, se empezó de inmediato el reparto de tierras en una cantidad de 40 "anegadas" de "tierras de sembradura maíz de indios", a cada uno de los 25 vecinos españoles que se asentaron en el valle del "Guarco"; los repartos se iniciaron en 1,556, prosiguieron hasta 1,571 y 1,596 respectivamente. Al trastocarse la propiedad terrateniente, se dio origen a las dilatadas haciendas en la localidad; hacia la mitad del siglo XVII, perfectamente presentaron su fisonomía haciendas tales como "Montalvan" o el "Dulce", "La Huaca", "La Quebrada" o "San Juan Capistrano", "Matarratones" (Arona), "San Pedro Abad" (Hualcará), "Isque de Cuiva", "Isque de Gómez", "El Calero" (Santa Bárbara), etc. Y mención especial tiene la hacienda "La Imperial"; la mayoría de ellas dedicadas al cultivo del trigo hasta 1,680 y a partir de este año hasta las primeras décadas del siglo XX, las dedicaron al sembrío de caña de azúcar y elaboración del "azúcar macho", "meladas" y "cañazo".

Primeras Noticias del Guarco e Imperial

Las primeras noticias que tuvieron los españoles del valle del "Guarco" fue en 1,533, cuando la comitiva de apresuramiento de la recolección del tesoro para el rescate del Inca Atahualpa o "Atabalipa", encabezada por Hernando Pizarro e integrada por Diego de Trujillo y otros, llegaron al Santuario de Pachacamac y tuvieron contactos con los curacas Lincolo de "Mara" y "Guaralla" del "Guarco"; allí los conquistadores se enteraron de la prosperidad del valle de Cañete.

Poco después de la "Conquista", el Señorío del "Guarco" fue dividido en dos encomiendas; la primera al Norte tocó a Antonio Navarro, quien poseyó otras, como las de "Asia", "Oquilla" y "Calango", además de Surco en Lima y Barranca en Supe; a la muerte de este conquistador su encomienda quedó en "heredad" de su menor hijo Juan, quien quedó bajo la tutela de su abuelo Antón de León. La segunda encomienda al Sur incluyendo las tierras de "La Imperial", perteneció primero a Alonso Díaz; éste hizo abandono de ellas; La Gasca la otorgó a Francisco de Aguirre, quien falleció en 1,548, le sucedió en la encomienda Alonso Martín de Don Benito, que por esta razón el hijo de Aguirre llamado Rodrigo llegó a la península a fin de reclamar la herencia de su encomienda, procediendo a enjuiciar a Alonso Martín de Don Benito; el 18 de Marzo de 1,552 el proceso fue enviado al Concejo de Indias y continuaba el juicio, cuando en 1,561 Rodrigo de Aguirre fue ajusticiado, su madre prosiguió el proceso que perdió en 1,567.

Posesión y Conducción de las Tierras de "La Imperial"

Las tierras de "La Imperial" fueron "aplicadas" por el Virrey Andrés Hurtado de Mendoza Marqués de Cañete, el 2 de Abril de 1,596 al "ramo de propios" de la Capital (Cabildo) con cargo de entregar "10,000 pesos al fisco". Por Real Cédula del 27 de Marzo de 1,619 el Rey de España condonó la cantidad referida y por Real Decreto del 12 de Marzo de 1,622, el Monarca ordenó que se diese posesión del citado feudo. Las tierras comprendían:

"entre los cerros de Ungará por un lado, los de las lomas de Gallardo y la cantera por el otro, los cerros y lomas de Conta y los de Gaspar Alonso por la parte de arriba y por la de abajo la acequia de Hualcará, abrazaban un espacio de cerca de 25,000 fanegas y una grande acequia que con el transcurso del tiempo había sufrido derrumbes"; el valor de las tierras durante el Virreinato fue de 200,000 pesos.

El Cabildo de Lima "entró en posesión" de la propiedad el 18 de Julio de 1,623; para ello vino vino a Cañete el Comisionado Don Francisco López de Caravantes, por encargo del Virrey Príncipe de Esquilache. El 19 de Octubre de 1,660 la propiedad fue vendida a Antonio Alfonso

Natalidad del Pueblo de Imperial: Censo de 1,774

El pueblo de Imperial tiene un largo proceso en su formación; los detentadores de la tierra que manejaban sus dominios desde Lima, no dejaron por mucho tiempo que sus tierras fueran ocupadas por los "marginales" o "indios" o "salteadores". Al revisarse la documentación histórica, se comprueba que para 1,774 ya existía un núcleo de embrión urbano en la jurisdicción imperialina, el que se hallaba apostado en las periferias de las haciendas y en las "huacas"; esclareciendo eso si, que las agrupaciones humanas en este lugar ya habían tenido su presencia desde los primeros años de la invasión española. por 1,774, el padre Angel de la Quintana, cura "propio de la Parroquia de San Vicente Mártir", al censar y organizar un padrón de los habitantes de la villa, registró 37 habitantes entre niños y adultos del "pago de Imperial

Las rebeliones armadas en las postrimerías del Virreinato, se dejaron sentir también en Imperial, al recordarse la rebelión de los esclavos negros: Pedro de León de la hacienda de "San Juan Capistrano" (La Quebrada), "Gavino Zegarra" y Juan "El Portugués" de "Hualcará" en 1810, muchos "levantiscos" fueron de Imperial o se refugiaron en la todavía "embrionaria" población establecida en las "huacas"; Así Ubaldo Tello, después de la "revuelta" fue capturado en el "rancho de Imperial" ubicado en los "desiertos", éste personaje que participó en la sublevación había "servido en el Escuadrón de Osambela", "Tello de 34 años de edad natural de Lamarca, fue apresado junto con simona Soria"; la tarea de captura estuvo a cargo del Subdelegado de Cañete Juan Sánchez Quiñones y el Ayudante de Plaza Manuel Guerra que viniera de Lima "para limpiar a Cañete de fascinerosos".

La conmoción que ocasionara la sublevación de los esclavos, preocupó a las autoridades virreinales, por que no solamente ellos participaron, también lo hicieron personas ajenas a las castas de esclavos, pero que se hallaban entre los marginados del sistema. Igualmente es el caso de Antonio Ordoñez, capturado en los "campos de Imperial", natural de Copiapó de Chile; fue marinero y fue encontrado después de la "revuelta", por las autoridades en el "rancho de Goyo Villarrubia"; este "levantisco" contaba en aquellos momentos con 37 años de edad.

Las tierras de Imperial, durante toda la Historia Colonial, estuvieron en el más completo abandono, por los serios transtornos que sufrieron los canales de regadío. El 28 de Setiembre de 1,593, los encargados del reparto de tierras, informaron al poder central que:

"Hay una ACEQUIA QUE SE DICE LA IMPERIAL, donde hay setecientas a ochocientas anegadas de tierras según hemos entendido, será la mitad de tierras gruesas y las demás delgadas, está la acequia quebrada y con muchas dificultades, lo que se ha intentado de sacar muchas veces, no se ha hecho por la mucha costa que entiende habrá de sacarla".

Los autores de la nota "Joan" Alonso y Hernando Alonso, al señalar que "será la mitad de tierras gruesas y las demás delgadas, señalan las características de ellas; aseveración que se puede observar hasta el momento. El canal de riego en la parte alta construido en la Epoca Pre-hispánica (Período Pre-inca), se obstruyó en tiempos de la "gentilidad", incluso había sufrido continuas quebraduras; cuestión que trajo como consecuencia la esterilidad de extensos campos. Con el transcurrir del tiempo la denominación "La Imperial" y con la formación de la hacienda "La Imperial", se dio el nombre al pueblo que se formó en sus alrededores e inmediaciones, al cual primeramente se le denominó "pago del Imperial", fue considerado anexo de "San Vicente Mártir", al igual que otros pagos como "San Miguel", "Hualcará", "El Puente de la Palma", "Herbay", etc. Los escasos pobladores de "EL Imperial" tuvieron en principio como vecinos a los sacerdotes de la Orden Religiosa de "San Agustín", quienes tenían sus tierras entre Chilcal y Hualcará

Información Geográfica  - Información Estadística - Historia - Agricultura